3/12/16

Mantecados, nos preparamos para la Navidad

Hasta que no vine a vivir a Madrid no había probado nunca los mantecados, son ricos, diferentes, no los comería siempre que estos salieron buenísimos y la catadora fue mi amiga Prado, que ella sí sabe de mantecados.

mantecado


Ingredientes
600g de harina de repostería
300g de manteca de cerdo en pomada
110g de vino blanco seco, a temperatura ambiente
ralladura de 1 limón
azúcar para rebozarlos


 Colocamos la manteca de cerdo en pomada en un bol y con la ayuda de una espátula flexible vamos incorporando poco a poco el vino blanco, esto es lo que se llama en pastelería cremar. Debemos incorporar todo el vino muy bien. Uso la espátula flexible porque me ayudaré de esto y de las paredes del bol para ir integrando la manteca con el vino.

Cuando esté todo bien cromado le ponemos la ralladura de limón y vamos incorporando la harina poco a poco y seguimos incorporando con la espátula. Cuando se nos complica, metemos las manos y la terminamos con la mano, pero ojo, no nos pasemos con el amasado porque desarrollaremos el gluten y eso no queremos porque nos pueden quedar duras.  Tenemos que trabajar como hacemos con las galletas de mantequilla. :)

Colocamos la masa entre dos hojas de papel de horno y extendemos con un rodillo dejándolas de un grosor de 1,5 cm, yo hago pasar el rodillo con aros sobre unos listones que tengo comprados en la ferretería para subir un poco más mi rodillo, creo que el rodillo nuevo tiene 4 aros en lugar de 3, por lo que daría la altura sin problemas, pero como no venden los aros sueltos no me vale comprar otro.

Una vez que está estirada la llevamos a la nevera por una hora, para luego poder cortara y que nos queden los bordes lo más limpios posibles. De la nevera la llevamos al congelar por 10 minutos.

Para cortar los mantecados he utilizado el cortador oval que uso para hacer las galletas en forma de huevo de pascua. Cortamos y colocamos los mantecados sobre una fuente con papel de hornear.


Hay que tratar que no nos queden muchos recortes, para que luego no tengamos que unir tanto la masa para seguir recortando.

Precalentamos el horno a 170ºC y las vamos a hornear por 55 o 60 minutos. Si nuestro horno nos permite hornear con distintos tipos de calor comenzaremos los primeros quince minutos con calor abajo solamente y luego con calor en los dos lados.

Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Cuando estén tibios se rebozan en azúcar granulada y los dejamos terminar de enfriar.
Aguantan una semana y hay que guardarlos en un lata, para que no les afecte la humedad.

En realidad es una receta sencilla, con pocos ingredientes. Aunque yo hasta que no vine a España en la vida había utilizado manteca de cerdo.

Caro :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encantaría leer lo que tengas que comentarme :)

Blogging tips